miércoles, 5 de abril de 2017

Pipirrana de Jaén Karlos Arguiñano @cookingthechef




Este mes nos lo han puesto muy fácil April de April’s Kitch  y Aisha de La Cocina de Aisha con el chef elegido para el reto de marzo, ya que cuenta con un repertorio enorme de recetas españolas tradicionales y sencillas. Se trata del archiconocido Karlos Arguiñano. ¿Qué os voy a decir yo de este cocinero que lleva por bandera su #ricorico.  



Karlos Aguiñano, biopic
Es muy probable que si alguien decidiera elaborar una encuesta para averiguar el nombre del cocinero español más popular entre la ciudadanía, el famoso chef Karlos Arguiñano ocupara, sino el primero, uno de los primeros puestos del ranking. Y es que está claro que el público siempre ha sentido una especial predilección por este simpático vasco, nacido en Beasain (Guipúzcoa) un 6 de septiembre de 1948, y cuya afición por la cocina le viene desde muy niño.

La minusvalía de su madre y su condición de "mayor de cuatro hermanos" pronto le llevarían a ayudar con las tareas caseras de las que, evidentemente, también formaban parte la elaboración de desayunos, comidas o cenas para toda la familia. Y, tal fue su gusto por las ollas y pucheros que, aunque obtuvo un primer trabajo como chapista en la fábrica de trenes de Beasain, a la edad de 17 años decidió apuntarse a la "Escuela de Hostelería del Hotel Euromar" de Zarautz, donde tuvo ocasión de coincidir con los hoy también grandes cocineros Pedro Subijana o Ramón Roteta.


Una vez finalizados sus estudios, trabajó en el afamado Hotel María Cristina, estancia tras la que comenzó a desarrollar su labor profesional en el no menos prestigioso Hotel Londres, ambos en San Sebastián. Ya en 1970, Arguiñano pasó a dirigir las cocinas del "Club de golf de Zarautz" en un momento en el que el movimiento bautizado como "Nueva Cocina Vasca" surgía con fuerza. Una corriente en la que Arguiñano participó de forma activa junto con Juan Mari Arzak, sus ex compañeros de estudios Subijana y Roteta, o Juan Castillo, entre otros.

Y por fin, su sueño se hacía realidad en 1978, con la apertura de su propio restaurante, ampliado 11 años después en lo que hoy se conoce como [Hotel-Restaurante Karlos Arguinano]. Sin embargo, las inquietudes del cocinero nunca parecían ni parecen tener fin: exitoso presentador de televisión desde hace años, el chef ha sido también profesor de clases de cocina, (en 1996 inauguró, también en Zarautz, la "Academia de Cocina Alaia"), miembro de todo tipo de jurados gastronómicos, conferencias, charlas, incluso protagonista de películas como AirbagEl rey de la granja o Año mariano. Padre de seis hijos, asegura tener en su mujer, Luisi, el soporte de gran parte de su éxito personal y profesional. 


Nosotros hemos elegido la pipirrana de Jaén por varios motivos. Mis padres son de allí y esta pipirrana está deliciosa. Es una especie de ensalada campera, más sencilla pero no por eso menos deliciosa. Está impresionante y la verdad es que Karlos Arguiñano la ha bordado. Esperamos que os guste y que desde @CSecreto280 os acerquemos tanto la cocina jienense como a este maestro de la gastronomía española.

PIPIRRANA DE JAÉN

Desde códigosecreto280 hemos realizado esta pipirrana que es como la que hace mi madre, la Juancha, desde siempre. 



Los Secretos (4 pax)

1.    3 tomates
2.   PImiento verde: 1 unidad 
3.   1 cebolleta o cebolla 
4.  1 lata de atún en aceite 
5.   2 huevos
6.  Vinagre
7.   Sal
8.  AOVE



La pócima


- Cocer los huevos durante 10 minutos en una cazuela con agua y una pizca de sal.

- Pelar los tomates, cortarlos en dados y colocarlos en un bol.



- Picar el pimiento y la cebolla.


- Añadirlos al bol de los trocitos de tomate.


- Pelar los huevos y cortarlos en dado.



- Incorporarlos a las mezclas de las verduras cortadas.

- Añadir el atún desmenuzado.






¡Y a comer!



Un plato facilísimo, saludable y sencillamente ideal para cuando aprieta el calor puesto que es muy completo. Os animamos a probarlo.



Si queréis ver las creaciones de mis compis del reto este mes pinchad en Karlos Arguiñano



  By K-lerit&Kobb

Publicar un comentario