sábado, 10 de septiembre de 2016

Sopa de Cocido con fideos de la #Juancha para #vueltaalcoleTS





La verdad es que este reto de @Typicalspanish era fácil por la elección del plato pero algo duro por las anécdotas, sobre todo por una.

En mi casa hay un plato que encanta a todo el que lo prueba y es el cocido de la #Juancha (ya sabéis, mi madre) pero la sopa de fideos que hace con el caldo "revive a los muertos". Sí, he dicho bien.




Mi madre siempre ha hecho cocido los sábados, en primavera, otoño, invierno y en verano. Sí, sí, también en verano, con las calores jajajjaj.  Siempre nos encantó, pero llegó el momento tonto de mi adolescencia, en torno a los 21 años, para otros  juventud en el que dije: "No más cocido los sábados". En mi caso,  no se puede llamar juventud porque tuve el pavo mucho tiempo, aunque se notaba poco, era más bien rebeldía.



Y así se quedó la cosa, comíamos cocido de vez en cuando desde aquel día, hasta que llegó mi primera salida larga fuera de España. Fue a Ecully- Lyon- Francia para realizar un estage en la cadena de noticias Euronews. Ahora tiene una nueva sede en Lyon. Yo, por aquel entonces era algo asquerosita comiendo, es decir, que comía de muy pocas cosas porque para qué las iba a probar, de entrada ya decía que no me gustaban, vamos como hace la mayoría de la gente asquerosita. Pero he de decir, que coleccionaba recetas de cocina desde los 12 años y que aún conservo, porque el ver los platos me abrían el apetito a pesar de que no salía de sota, caballo y rey.


Resultado de imagen de EURONEWS SEDE
Pues a lo que iba, en Euronews teníamos la comida muy barata y como a mi la cocina francesa no me gustaba pues empecé yendo al comedor a pedir ensaladas. Y nos atendía un chino. Cual fue mi sorpresa que el segundo día me encontré en la ensalada como pelitos de 2 mm cortados como de maquinilla de afeitar y pensé "el chino se ha afeitado en la ensalada" y ya no volví. Menos mal que en aquel entonces no sabía el dicho de que los chinos son muy guarros porque ya no habría comido nunca más. Y escrupulosa no soy, ni era. Pero esto clamó al cielo.


Total que decidí que comer comería de bocatas de embutido y cenar lo haría en una pizzería que encontré muy barata donde una pizza completa y casera costaba unos 6 euros al cambio de hoy. 



Me había fijado que las chicas francesas de Lyon eran flacas no, lo siguiente. Y yo era flaca pero no anoréxica.  Enseguida lo entendí. Entrara en el supermercado que entrara sólo veía yogures, helados, quesos frescos de los de sin sabor, leches y poco más. Lo entendí. Lógico, si no comen, es normal que estén flacas.

Por suerte encontré un tipo de salchichón que a día de hoy aborrezco ese sabor concreto de tanto comerlo. Todos los días me hacía mi bocadillo de salchichón para el mediodía y mi pizza para la noche. Esas eran mis dos comidas principales. Pobres, pobres, pobres.



En Euronews teníamos pantallas con diferentes canales de televisión de otros países y en uno de los españoles casi todos los días estaba Arguiñano. Dicen que falta que las recetas en la tele huelan pero os juro que yo las olía. Hasta los postres me encantaban y no sé si babeé en algún momento, pero si no fue así, poco faltó.



Total que uno de los últimos días del estage, en pleno calor de agosto y viendo a este cocinero llamé a mi madre y le dije, vuelvo este día y quiero un cocido con todas sus cositas y la sopa de fideos por supuesto.

Y aquí fue donde empecé a desarrollar el amor por la comida porque el último día fuimos a un super restaurante a cenar. Ya sabéis que Lyon es la cuna de la cocina francesa y del mundo. Lo que me perdí. Hoy no habría sido así. 





Esta pequeña anécdota forma parte ya de nuestra historia familiar que puede ser hasta divertida, pero en el caso de mi hermana esta sopa fue la que hizo que viviera.

Mi hermana, yo la llamo cariñosamente pitosky, es una persona muy perfeccionista, con mucho amor propio, muy competitiva, constante...y estudió ingeniería industrial superior (de las de 6 años más proyecto) y acabó entre las 10 personas con mejor nota de toda España. Casi le cuesta la vida. Desde que empezó la carrera, también comenzó con crisis de ansiedad, se ahogaba y no podía respirar. Le pasaba como nos pasa a todos que queremos terminar pronto, encontrar un trabajo, formar familia y lo queremos hacer según corresponde a cada edad. En su caso, al ser una carrera que muchos tardan el doble, su ansiedad era peor. Y pasábamos más tiempo en el hospital que en casa y además, el último año decidió que iba a por 6º y a por el proyecto. 



La ansiedad y los nervios fueron a parar al estómago y lógicamente todo lo que comía lo vomitaba, no por que se metiera los dedos, nosotras nunca hemos necesitado eso, sino porque los nervios se quedaron ahí permanentemente. Los médicos lo llaman anorexia nerviosa. Lo mismo con otro nombre. Lo único que no vomitaba era la sopa de cocido con fideos de mi madre. Así es que eso fue lo que la salvó.


Ahora tanto sus dos hijos, como el mío, el niño gourmet, no hay noche o día que no tomen sopa de cocido con fideos de la #Juancha. Es que se relamen sólo de pensarlo. Cuando hace cocido hace como tres ollas de caldo más para esta sopa tan llena de nutrientes y vitaminas. Como las de antes.



Vamos con la receta. No os voy a poner el proceso del cocido completo al detalle porque lo importante hoy es la sopa aunque si os dejare una especie de receta.



Sopa de Cocido con Fideos de la #Juancha para #vueltaalcoleTS

Los Secretos (para 8 personas)
he estimado las cantidades porque mi madre es de esas de lo que veas, según vayas viendo,...No sé si os suena. ;) 

500 gramos de garbanzos puestos a remojar la noche anterior
1 cebolla cortada a cuartos
1 tomate pelado y cortado
2 huesos blancos
2 huesos de jamón
1/4 0 1/2 gallina, según se vea si es grande o pequeña
tocino
250 gramos de judías verdes
1/2 apio
2 patatas cortadas a trozos grandes 
3 chorizos 
3 morcilla de cebolla de Carchelejo

Los secretos para la sopa (para 16 veces) 
Caldo del cocido anterior como tres litros
1 paquete de fideos cabellín

La Pócima (del cocido)
Se pone en una olla grande de porcelana roja, de las de toda la vida, agua con la cebolla, tomate, los huesos blancos, los de jamón hasta que empiece a hervir. 

Se echa la gallina y se sigue hirviendo hasta que se ablande.

Después se echan los garbanzos y el tocino y se cuece a fuego medio o bajo durante 1 hora.





Cuando los garbanzos están a medio cocer, se echan las judas verdes, las patas cortados en trozos grandes y el apio.

Cuando ya están casi cocidos y antes de que estén muy blandos porque si no se pelan, se echa el chorizo y la morcilla hasta que esté todo cocido. 

Los tiempos mi madre no me los ha dado por eso no os puedo decir con exactitud ni cuando hace la "seca", antes de volver a echar agua. Lo que sí sé, es que está toda la mañana en fuego haciendo "chup, chup". 


Después pone varias ollas sacando caldo en todas para las sopas que tengan sustancia y un colorcito rojito de todo lo que ha soltado el "compango". Yo qué queréis que os diga pero la grasita de este cocido a todos nosotros nos encanta y además la necesitamos. 

Otro día haré la receta del cocido bien y os lo contaré. Yo para este reto sólo he hecho la sopa, pero el caldo ya lo tenía de mi madre. Sí, ya lo sé, así cualquiera.


La Pócima de la sopa
Con la receta de cocido de la #Juancha tenemos como para tres litros de caldo. Si luego sigue con mucha sustancia se le añade agua.

Mi madre, el día que hace el cocido lo comemos con la sopa pero nos guarda a mi hermana y a mi caldo en tarros para tres veces más. Así es que lo que hacemos es congelarlo.


Se descongela, se pone a hervir y cuando hierve se echan los fideos. Dos minutos tarda.




 Y voilà, la sopa "reviviente".




Espero que os haya gustado mi receta e historias de la familia unida a esta #vueltaalcoleTS. Os dejo también el link de mis compañeros de #vueltaalcoleTS  que seguro son tan entrañables como buenas y con grandes historias detrás.


By K-lerit & Kobb

Publicar un comentario en la entrada