miércoles, 10 de junio de 2015

Croquetas de queso cabrales, gelatina de sidra natural y nube plana de manzana #comequesoquesabeabesos






Hola a todos, nos estrenamos en este reto por primera vez y sentimos si no lo hacemos bien porque seguramente hará falta un rodaje para poner todo lo que debemos en el post. Esperamos no ofender a nadie.





Y es que el reto de junio nos encantó Iniciativa TS de JUNIO: #comequesoquesabeabesos y decidimos empezar además de que, Typical Spanish nos parece una propuesta o plataforma ideal para conocer mejor los productos de nuestro país.

Fue ver la palabra queso y no poder resistirnos, porque el queso no es que nos guste, es que nos vuelve locos y cuanto peor olor, mejor sabor. Por eso, uno de nuestros favoritos es el queso de hoja o el queso cabrales con ese toque picante. 

Humm. Queso, es que nos gustan todos…



Y aquí os traemos nuestra propuesta, a la que hemos llegado por los pelos y el resultado visual no ha sido como nos hubiera gustado, las croquetas se deshicieron un poco porque el aceite no estaba lo suficientemente caliente. Pero el sabor es para delirar por las esquinas y que te detengan.

Vamos ya sin más a por nuestras croquetas de cabrales, con gelatina de sidra natural y nube plana de manzana. Es un bocado ideal par sorprender a los amigos y muy fácil aunque parezca laborioso.

Para la nube plana de manzana
De todas las recetas que hay de nubes de azúcar por la red elegimos hacer una de Ferrán Adriá que no lleva maicena y sí clara de huevo. Algo más difícil y además de vértigo.

Los secretos

-        150 gr. de puré de manzana
-        20 gr. de gelatina en polvo. Nosotros hemos utilizado cuajada.
-        500 gr. de azúcar
-        240 gr. de agua
-        40 gr. de clara de huevo (en torno a 2 unidades)
-        Azúcar glas

La Pócima

Cocer en un cazo el azúcar y el agua con termómetro a 125 º C.

Mezclar el puré de manzana y la gelatina hasta formar una pasta.

Mezclar con el jarabe que habíamos hecho antes fuera del fuego.

Aparte, montar las claras de huevo hasta formar un merengue e ir añadiendo muy poco a poco la mezcla anterior, seguir batiendo el conjunto hasta que se enfríe.


Poner el merengue en una manga pastelera y hacer las formas deseadas sobre una placa con azúcar glass espolvoreado por debajo y por encima.

Dejar secar un día hasta poder manipularlas y darle la forma que deseemos. Cuantas veces hemos escuchado eso de que en repostería hay que seguir la receta al pie del a letra. Pues hala a la chulería. Nosotros, por impaciencia y porque no llegábamos al final del reto, aceleramos el proceso en el horno deshidratándolas y han quedado nubes crujientes en lugar de esponjosas pero riquísimas igualmente. Ha sido mejor crujiente que esponjosas porque el toque blandito lo lleva la gelatina de sidra.

Para hacer piruletas, clavar un palo de brocheta en el extremo.








Para la gelatina de sidra natural

Los secretos

- 1 botella de sidra natural de 750 ml. Se puede comprar botellines pero a nosotros nos gusta mucho la sidra y el resto nos la hemos bebido ;)

- 2 sobres de gelatina neutra


La pócima
Se calientan 250 ml de sidra en un cazo.

Mientras ponemos la gelatina en agua fría para rehidratarla.

Cuando hierva la retiramos del fuego, escurrimos el agua sobrante de la gelatina y se la añadimos.

Mezclamos bien y retiramos con cuidado la espuma que se hace en la sidra.



Croquetas de queso Cabrales

Los secretos

-          4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

-          4 cucharadas de harina

-          500-600 ml de leche

-          Una pizca de sal

-          200 gr de queso cabrales

-          2 huevos

-          Pan rallado

-          Aceite de oliva virgen extra


La Pócima

Ponemos el aceite de oliva virgen extra en la sartén y añadimos la harina.

Cocinamos unos minutos la harina.

Incorporamos la leche, poco a poco, y sin dejar de remover. Y la sal hasta obtener una crema.

Añadimos el queso, mezclamos hasta que el queso se funda e integre en la masa.




Dejamos que se enfríe.

Preparamos un cuenco con pan rallado y otro con huevo batido.

Primero pasamos por pan rallado.

Luego por huevo batido.

Y de nuevo por pan rallado.

Freímos en aceite de oliva virgen extra muy caliente.

Cuando estén doradas, sacamos y dejamos sobre papel de cocina.













Montaje

Ponemos la croqueta en una cucharita o en un cuenquito plano encima un poco de gelatina que se derretirá un poquito  con el calor, lo justo, para sorberla y pinchamos una nube plana de manzana.



La mezcla de sabores es como degustar Asturias en un bocado. Espero que os guste.

Y si queréis ver las recetas de otr@s compis  pincha aquí



By K-lerit&Kobb







Publicar un comentario en la entrada