lunes, 24 de marzo de 2014

Kitchen Aid y Masa de Pizza Romana: fina y crujiente

CodigoSecreto280 está de celebración ya que nos acaban de regalar la Kitchen Aid. El color es ideal, azul pop up o bebé, y además tendencia de moda esta primavera 2014 y retro-vintage, ya que es uno de los primeros tonos en los que se empezó a fabricar. Una batidora y amasadora perfecta para la agitada y desenfrenada vida actual, tan escasa de tiempo. A algunos les podrá parecer que sólo sirve para recetas de postres o dulces. Pero no es así. También da mucho juego para realizar todo tipo de masas bien sean dulces o saladas.





Es la batidora que conquistó el mundo con su exquisito y atractivo diseño, por su gran funcionalidad y su alta calidad y hoy  en día, herramienta indispensable en las cocinas de los amantes de la gastronomía.

Un secreto compartido,

Kitchen Aid, más de 100 años de vida


La conocida batidora comienza a comercializarse en el año 1919, momento en el que la energía estaba en pleno auge en Estados Unidos, siempre un paso por delante en la fabricación de lo último en maquinaria.
La historia de la KitchenAid comienza en 1908 cuando el ingeniero del estado de Ohio, Herbert Johnston comenzó a trabajar en la creación de una batidora comercial, tras ver como un panadero realizaba manualmente la mezcla de la masa para fabricar pan y lo trabajoso que resultaba.  En ese momento decidió fabricar una batidora que permitiese cambiar el trabajo tan cansando del panadero.

En 1917, la Marina de los Estados Unidos ya contaba con esta batidora y toda su flota contaba con ella.  Jonhston puso todo su genio para trabajar en una versión más pequeña  y que realizase las mismas funciones para que todos los hogares pudiesen disfrutar de un modelo doméstico, igual de eficiente que el que ya había popularizado. Aunque no fue hasta después de la I Guerra Mundial, cuando pudo ponerse manos a la obra con ella.
Sus prioridades eran fabricar una batidora doméstica con materiales de la mejor calidad existente, un mecanismo fiable y buena apariencia  Fue entonces cuando en 1919 culminó de realizar su sueño y por fin su batidora doméstica estaba terminada.

Ahora le tocaba ponerle nombre, aún no había pensado en nada, pero tras realizar una demostración de lo que su batidora era capaz de realizar, una de las esposas de uno de los directivos de la compañía dijo: “Me da igual como la llames, es la mejor ayuda para la cocina (KitchenAid en inglés) que nunca he tenido”, y fue entonces cuando el legendario nombre vio la luz.

El modelo H-5 fue el primero que se lanzó y causó sensación, aunque al principio sólo se producían cuatro máquinas al día en la fábrica de Springfield.  Al principio sólo se la podían permitir la gente adinerada ya que su precio por aquel entonces era de 189’50 dólares, que serían unos 1.500 dólares en la actualidad.

En la siguiente década Jonhston trabajo duramente para perfeccionar la batidora y para conseguir que esta se vendiese a un precio asequible para todo el mundo. Fue entonces cuando en 1927 llega el modelo G, el cual generó una gran fortuna a la compañía y durante los tres años siguientes se vendieron más de 10.000 unidades de dicho modelo.

Durante los años de la Gran Depresión se crearon tres nuevos modelos k más económicos, ganando diversos premios. La gama de colores iban desde el rosa pétalo, al amarillo soleado, verde isla, cromo satinado, hasta el cobre de época.  América entera se enamoró de la batidora KitchenAid, una historia de amor que a día de hoy continúa. El diseño de 1936 sigue casi intacto, hasta el punto de que los accesorios de aquella época siguen siendo válidos para los actuales.

En el año 1994 se presentaron los nuevos colores de la gama, incluido su popular rojo imperial, azul cobalto, crema almendra, negro, gris mate,  níquel pulido y amarillo, entre otros. En 2008, la familia colores vuelve a crecer con tonos chocolate, zarzamora y perla color bronce.

Pizza Romana: fina y crujiente


En CodigoSecreto280 (K-lerit & Kobb) hemos empezado a experimentar con masas saladas porque somos apasionados del pan y la pizza. Os vamos a dejar una receta de masa fina de pizza, tipo romana. La que más nos gusta a K-lerit y a Kobb.



Los Secretos (6 pizzas)
Para la Masa
450 mililitros de agua tibia
25 gramos de levadura fresca de pan
750 gramos de harina fuerte
1 cucharada sopera de sal (12 gramos)
20 gramos de aceite de oliva

La Pócima
Desmenuzamos la levadura en un poco de agua tibia y mezclamos

Añadimos la harina mezclada con la sal, el resto del agua y el aceite de oliva.

Mezclamos en la kitchen aid con el gancho hasta que se forme una bola de masa.




La sacamos del bol y la amasamos unos 10 minutos.



Dividimos la masa en varias bolas para trabajarla mejor.


La mezcla hay que amasarla con ganas hasta obtener una masa lisa y suave. Trenzamos la masa y la retorcemos.



Introducimos cada bola en un bol untado de aceite de oliva.
Se deja reposar dos horas entre 24º-27º, o bien una noche entera en la nevera. Tiene que doblar su tamaño.

Cogemos la masa fermentada, la abrimos y estiramos con la ayuda de un rodillo. Hay que conseguir una masa muy fina y crujiente.

Después vamos colocando los ingredientes al gusto de cada uno pero no olvidar que los que todas las pizzas llevan son mozzarella, tomate y orégano o albahaca.




Colocamos las rodajas de mozzarella, después el tomate (nosotros hemos utilizado doble concentrado de la marca hacendado porque tiene un toque dulce y no tiene acidez)

Es el momento de precalentar el horno a 250 º C.

Le añadimos pancetta affumicata o en su defecto bacon o tocino ahumado… y queso parmigiano reggiano en polvo.
En esta primera vez, K-lerit & kobb no hemos querido añadir demasiados ingredientes para centrarnos en la textura de la masa.

Una vez lista, la colocamos la pizza en papel sulfurizado encima de una bandeja de horno y la cocemos durante 10 minutos.

Atención dependiendo del horno hay que vigilarla constantemente ya que  al ser tan fina la masa se podría quemar muy rápido.

Una vez lista, la sacamos y le ponemos la albahaca fresca por encima y un chorrito de aceite de oliva virgen extra picante.



O le podéis poner rúcula o espinacas...



Parece muy largo, pero es muy sencillo y divertido de hacer, sobre todo si preparas la pizza con amigos o familiares.

¿Fácil verdad? Bon Apetit! ¿Cuando la haces tú? Luego nos lo cuentas a CódigoSecreto280.

By K-lerit&Kobb



Publicar un comentario