viernes, 14 de agosto de 2015

Regando los tiestos: Maceta de tiramisú, tierra de cacao y brotes de menta




Desde que vi a Heston Blumenthal hacer la triple fritura de patatas y sus locuras en @CanalCocina me enamoró. 





Y ya hace algún tiempo que le pedí a K-lerit que me regalara un libro de este chef ¡Así lo hizo! Heston Blumenthal at home. Pero no iba a ser tan fácil, me lo regaló en inglés para más inri, para que practicara un poco me dijo ¡qué mono! este idioma tan universal. ;)



El hecho es que me encanta este chef, le veo muy televisivo, carismático, experimentador y gracioso. Blumenthal posee una forma muy particular de ver la gastronomía y es el creador de varios principios de la “Cocina Molecular”. Además de ser propietario del restaurante “The Fat Duck” fundado en 1995 y poseedor de tres estrellas Michelín, en el que hay lista de espera de seis meses para poder cenar. 
Nosotros fuimos a Londres en diciembre y no pudimos degustar sus platos ¡Una pena! Pero la próxima vez no se nos escapa que será para 2016. Ahora está cerrado hasta finales de 2015. También podéis ver el libro "the fat duck cookbook".






Y el día que vi el tiramisú en maceta o el flowerpot tiramisú pensé esta receta la tengo que poner en práctica. El año pasado fuimos, por primera vez, a cenar a un restaurante de la Sierra de Madrid, la Sopa Boba @sopabobablog y su chef Fernando Limón @fernandolimon2 hace una maceta de tres chocolates, con regadera de coulis de maracuyá de chuparse los dedos. Volví a acordarme de la flowerpot tiramisú de Blumenthal.



Así es que, aprovechando que venían unos amigos y familiares a casa, a principios de agosto y que queríamos quedar muy bien, nos pusimos manos a la obra en @CSecreto280 para poner el broche final de una gran comida con esta receta.


Lo más difícil era encontrar las macetas pequeñas. De hecho, recorrimos varias tiendas de menaje, de cerámica, también fuimos a varias tiendas chinas de las que tienen un poco de todo, hasta que finalmente las encontramos en un vivero. La verdad, es que teníamos que haber empezado por ahí, era lo más lógico. Y compramos 14 aunque nos hacían falta 16. No había más.



                  







La receta de tiramisú no es difícil aunque para ser sinceros, jamás la habíamos hecho pero sobre todo teníamos muchas ganas de hacer la tierra de chocolate. Os contamos la experiencia.


Los secretos (para 14 macetitas)

Para el tiramisú
600 gr queso Mascarpone
150 gr azúcar
100 ml Amaretto di Sarono. Nosotros pusimos bourbon porque no encontramos amaretto.
6 huevos
500 gr soletillas/savoiardi/biscotti/ lady fingers
14 ramas de menta fresca
300 ml de café

Para la tierra de cacao
400 gr azúcar
4 cucharada sopera de agua
170 gr chocolate negro para derretir
120 gr cacao en polvo
1 pizca de sal




La pócima

-        Lavamos bien las macetas. Si os decidís a comprarlas os servirán para más recetas. Os lo garantizo.

-        Separar las claras de las yemas.

-         Montar las claras a punto de nieve y reservar.

-        Batir las yemas, añadir 150 gr azúcar y seguir batiendo hasta que estén con un punto cremoso.

-        Añadir el queso poco a poco a medida que seguimos batiendo.

-        A esta mezcla, añadimos las claras montadas, la mitad del licor elegido y continuamos batiendo hasta mezclar bien.

-        Por otra parte, desmenuzamos las soletillas y las empapamos con el café y el resto del licor.

-        Ponemos galletas de soletilla empapada en el fondo de la maceta como base del tiramisú.

-        Ponemos una cucharada grande de tiramisú y otra de galletas. Luego otra capa de tiramisú y otra de galletas.

-        Debe quedar tres capas de bizcochos soletillas con dos de tiramisú.

-        Dejar reposar al menos 3 horas.

Para la Tierra
-        Ponemos 400gr de azúcar y el agua a fuego medio, como si fuéramos a hacer un caramelo. 2. Cuando empiece a hervir y a coger color, sin que llegue a derretirse  del todo el azúcar retiramos del fuego y añadimos el chocolate y el cacao removiendo enérgicamente.

-        Ojo tened cuidado y que no se derrita del todo el azúcar, esto es fundamental, porque si no también el chocolate y el cacao se fundirán y habrá que tirarlo todo, junto con el cazo como nos pasó a nosotros. Y tuvimos que volver a empezar.



-        Esta vez pusimos de agua, azúcar y antes de terminar de deshacerse lo retiramos del fuego, echamos el cacao y removimos hasta conseguir la textura de tierra, algunas partes como terroncillo, igual que cualquier tierra de maceta. Al final resultó que fue lo que más gustó a los comensales.

-        Dejamos enfriar y colocar en las macetas justo antes de servir junto con la ramita de menta.




Esta receta se parece mucho en sabor a un pastel que nos hacía mi madre cuando éramos pequeñas, un brazo gitano aunque no es como el clásico que conocemos. Ella le ponía galletas María, luego el relleno era parecido pero con brandy y al final también le echaba cacao. La verdad es que al probar esta maceta me transporté a esos recuerdos tan entrañables de la infancia.

¡A degustarlas! ¡Buen provecho!
By K-lerit&Kobb
Publicar un comentario en la entrada